Siete cosas que te emocionan cuando eres madre y no hay palabras para explicarlas

Cuando nos convertimos en madres, nuestro mundo se voltea de cabeza. Las rutinas cambian, nuestro cuerpo nos parece extraño y desconocido, a veces perdemos amigas y nuestra manera de ver el mundo se vuelve diferente.

Y ni hablar de los sentimientos. Las cosas que antes nos parecían sin importancia o irrelevantes, de repente despiertan en nosotras sensaciones que nunca antes imaginamos tener. Y es que cuando eres madre, hay cosas nuevas que te emocionan y que no hay palabras para explicarlas.

Ver a una mujer embarazada

Cuando ves a alguna amiga o incluso a una desconocida en la calle, recuerdas tu propio embarazo y todos aquellos sentimientos que viviste durante él: las pataditas, sus movimientos y la emoción de saber que una vida se estaba gestando dentro de ti.

Mirar ciertas películas

Con la llegada de los hijos, nuestra perspectiva de las cosas cambia. Lo que antes no nos provocaba nada, ahora nos afecta a un nivel emocional que desconocíamos. Ver una película donde nos muestra la relación entre padres e hijos puede llevarnos a las lágrimas por el hecho de sentirnos identificados con las emociones y vivencias de los personajes.

Ver a otros niños jugar

Creo que muchas madres coincidirán conmigo cuando digo que nuestra mayor felicidad es ver a nuestros hijos disfrutando un buen momento. Cuando somos madres y vemos a otros niños jugando en el parque o en la escuela de nuestros hijos, nos sentimos felices porque nos recuerda la alegría de los nuestros.

Cuando un niño te abraza

Madre Abraza A Su Hijo

Hay ciertas cosas que hacen nuestros hijos y que nos hacen desbordarnos de ternura: cuando nos sonríen, cuando nos hablan, cuando nos dan un beso, y una de mis favoritas: cuando te abrazan.

Cuando mi hija me abraza siento como se me llena el cuerpo de paz y de alegría. Es una sensación que resulta imposible de describir pero que te recarga de energía a un nivel emocional que desconocías. Y aunque quizás no me pasa en la misma cantidad cuando lo hacen otros niños, el sentir el abrazo de un pequeñito, es una de las sensaciones más bonitas que vives cuando eres madre, porque sabes que lo hace simplemente porque le nace, lo necesita y porque confía en ti.

Mirar los recuerdos de cuando eran más pequeños

Si quieres inundarte de un mar de emociones, esta es sin duda una de las cosas que seguro lo provoca. Volver a ver su ropita de hace algunos años, el muñeco de peluche con el que amaba dormir o el primer diente que se le cayó, son cosas que nos llenan de nostalgia.

Por un lado, nos recuerda lo rápido que pasa la vida y de alguna manera nos hace añorar aquellos días en que eran más pequeñitos. Pero también nos enseñan a valorar el tiempo que pasamos con ellos, y nos hacen sentirnos orgullosas de lo mucho que han avanzado, creciendo y aprendido nuestros hijos.

Las primeras veces de tu hijo en todo

Bueno, de esto que te puedo decir. Las primeras veces de cualquier cosa de nuestros hijos nos emocionan muchísimo. Y es que contemplar en primera fila algo nuevo es una experiencia hermosa.

Su primera sonrisa, cuando dice su primera palabra, la primera vez que dice mamá (y que nos dan ganas de llorar y comérnoslos a besos), la primera vez que te dicen “te amo”, cuando se sienten orgullosos de haber hecho algo por ellos mismos. Simplemente son momentos en los que sentimos una alegría inmensurable y amor profundo por ellos.

Cuando te dan un regalo

Antes de ser madre, cuando un niño te prestaba o daba algo lo más seguro es que pensaras “qué tierno” y hasta ahí. Cuando somo madres, eso regalos adquieren otra importancia y tiene un mayor peso que antes porque sabemos que lo hacen con su preciosa inocencia.

Detalles pequeños, como una flor o un dibujo, adquieren un valor sentimental enorme, pues no solo es el hecho de que te hayan dado algo porque pensaron en ti, sino que cada vez que lo vemos, nos recuerda ese bello sentimiento que vivimos cuando los recibimos.

Definitivamente ser madre cambia las perspectivas de muchas cosas en la vida. Pero esta es una de mis favoritas, porque aprendes a ver la vida de un modo nuevo y le das un valor diferente a cosas que antes te eran indiferentes. Es como si descubrieras el mundo nuevamente por primera vez.

¿Qué cosas te emocionan ahora que ya eres madre?

Fotos | iStock
En Bebés y más | Mis mejores 21 momentos como madre, La madre que creía que sería y la madre que soy

Powered by WPeMatico

eBay