Bodas sin niños: la novia pide a unos padres que habían ido con sus hijos que se retiren, y vuelve a encenderse el debate

Desde hace algunos años, el tema de organizar bodas y pedir que no asistan niños ha ocasionado distintas y muy variadas opiniones. Hace un tiempo compartíamos una reflexión en la que se hablaba acerca de lo que haría un padre si le invitaran a una boda a la que no pueden asistir sus hijos.

Ahora, este debate vuelve a convertirse en una discusión internacional, tras conocerse la publicación anónima de una novia, en la que cuenta que tuvo que pedir a unos padres que se retiraran de su boda, después de que ellos no respetaran su petición de no llevar niños a ésta, y por lo cual se cuestiona si lo que hizo estuvo bien o mal.

La novia lo compartió en redes

Las bodas, si bien son un acontecimiento en el que se celebra el amor, la unión de la pareja y el comienzo de una nueva familia, también suelen tener cierto nivel de polémica o discusión, cuando se trata de ciertas situaciones en las que las opiniones se encuentran divididas.

Hablando particularmente del tema de no invitar niños a las bodas, recientemente volvieron a encenderse las redes después de que una novia reciente compartiera, de forma anónima en un hilo en Reddit, lo acontecido el día de su boda: le pidió a una pareja que llevaba a sus hijos pequeños que se retirara, pues habían indicado que deseaban una boda sin niños.

De acuerdo con lo que relata la novia anónima, los invitados en cuestión eran una pareja con la que no eran cercanos, pero que la esposa era una vieja amiga de la familia. Aunque en las invitaciones de su boda se especificaba, la pareja se presentó en la ceremonia con sus dos hijos: un bebé y un niño de entre tres y cuatro años.

Como en la ceremonia también había niños de la familia cercana, la novia no le dio importancia y pensó que quizás al igual que el resto de su familia, llevarían a los niños con algún familiar o niñera y volverían para la hora de la fiesta sin sus hijos.

Pero al no suceder esto y presentarse la familia completa a la fiesta, en la que eran los únicos dos niños, la novia le pidió a su organizador de bodas que se acercara y le explicara a la pareja la situación y viera si alguien se llevaría a los niños, pues se había pedido no asistieran.

De acuerdo con la novia, la fiesta era tarde y todos los invitados estaban bebiendo y haciendo mucho ruido, y los niños ya comenzaban a mostrarse cansados y molestos por estar en ese ambiente. Menciona también que incluso desde la ceremonia, uno de los padres salió un momento porque el bebé estaba llorando.

Sin embargo, las cosas no salieron como ella pensaba, y la pareja comenzó a discutir con el organizador de la boda, por lo que ella misma decidió acercarse para intentar ayudarle y hablar con sus invitados. Al principio ellos pensaban que iba a ayudarles y le dijeron que el organizador estaba siendo grosero con ellos, pero ella procedió a explicarles que ella había indicado en las invitaciones que deseaba una boda sin niños.

La madre de los niños se disculpó ligeramente y le dijo que no debían preocuparse, pues ellos podían hacerse cargo de que sus hijos no interrumpieran ninguna parte de la fiesta, pero ella volvió a decirles que eso no era lo que ella quería. Entonces se acercó el novio y él y el padre de los niños comenzaron a discutir, por lo que la novia decidió intervenir y les pidió que se retiraran.

Al final, la familia se retiró pero muchos de los otros invitados se dieron cuenta e incluso días después de la boda algunos familiares le comentaron que fue inapropiado haberlos “expulsado” de la fiesta, haciendo que se preguntara si realmente fue ella la mala en esa situación.

Naturalmente, al hacerlo público y preguntar la opinión de otros, su historia se volvió viral y miles de personas comenzaron a compartir sus puntos de vista y a explicar por qué estuvo bien o estuvo mal.

Al tiempo, ella agregó un comentario en el que agradecía las opiniones, en las que la mayoría estaba de su lado, no tanto porque estuvieran de acuerdo o a favor de las bodas sin niños, sino porque consideran que la pareja estuvo mal al asistir sin respetar la petición que habían hecho desde un principio.

Bodas sin niños, ¿sí o no?

Boda

Personalmente (y creo que esto es más que nada por cuestión cultural) el que una pareja decida que no haya niños en la fiesta el día de su boda me parece de lo más “normal”, aunque no debemos confundirlo con “correcto”. Me refiero a que de donde soy, en México, desde que tengo memoria, indicar si pueden ir o no niños a las bodas es muy común.

Esto no quiere decir que no quieran a los niños o que les resulten molestos. Sucede que la mayoría de las bodas son muy tarde y suelen tener un ambiente que no resulta apropiado para los niños.

En este caso, quienes tenemos hijos lo entendemos como una de dos cosas: prevención y consideración por los niños para que no estén incómodos o molestos por el ruido y luces de la fiesta, o bien, como uno más de los detalles o especificaciones que los novios quieren tener en un día que ellos han planeado y esperado con ilusión, y en el que serán el centro de atención. No creo que se trate de una situación de discriminación, sino una cuestión de ambiente o entorno.

Ahora, tampoco significa que esté de acuerdo en que se prohíba ir a los niños a las bodas, pero comprendo que puede haber múltiples razones para pedir que no asistan: la fiesta será muy tarde, habrá algo que no sea apto para los niños, quizás es en algún lugar en el que podría haber algún peligro para ellos, el ambiente podría ser muy molesto o ruidoso, desean una fiesta pequeña o ahorrar gastos, etcétera.

Desde mi punto de vista como mujer y madre, creo que una boda es más linda, especial y divertida cuando hay niños. Pero también entiendo, que hay situaciones y lugares para todo y quizás el lugar o al ambiente que tenía la fiesta no era el mejor o el adecuado para unos pequeñitos.

¿Quién tiene la razón?

Retornando a la noticia principal, ¿estuvo mal la novia al pedirles que se retiraran? Si hablamos desde un punto de vista protocolario, considero que no, pues desde un principio se especificó y solicitó que no asistieran niños (sea por el motivo que sea), y la pareja no le dio importancia y llevó a sus dos hijos.

En el lugar de la pareja invitada, considero que lo apropiado hubiera sido no asistir y contestar a los novios, o hacer lo mismo que el resto de la familia y buscar una niñera o alguien que cuidara a sus hijos un par de horas si ante todo deseaban estar presentes.

Pero desde un punto de vista humano, ¿por qué negarle la asistencia a los niños? De pequeña recuerdo haber asistido a algunas bodas con mis padres (eso por allá en la década de los años noventa) y nunca hubo mayor problema, aunque debo mencionar que esas bodas a las que asistí cuando era una niña, eran de familiares cercanos.

La mayoría de las bodas a las que he asistido suelen ser por las noches, terminan muy tarde y son muy ruidosas (porque algunos adultos sí que saben cómo molestar), por lo que como madre yo sé que mi hija no estaría tranquila, cómoda ni feliz y me sentiría mejor al saber que estará en la tranquilidad de mi casa con su abuela o alguien de confianza y no en un ambiente que le moleste.

Por otro lado, si es una boda de día o temprano y en un ambiente más relajado o familiar, no veo por qué no habría de asistir mi hija conmigo. Los niños son niños y como hemos dicho en ocasiones anteriores, suelen poner la nota de color en las bodas. Pero finalmente en estos temas, y muchos otros, las opiniones siempre serán muy diversas.

Foto | iStock, Pexels

Powered by WPeMatico

AdSense Baby