Cambian los juguetes por el trabajo

El trabajo infantil constituye una violación de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, especialmente del derecho a estar protegido contra la explotación, al sano crecimiento, a la educación, al juego, la cultura y el deporte.

Del total de niños y niñas ocupados, el 28 % de ellos está expuesto a riesgos en su trabajo. Estos riesgos suelen ser: polvo, gases o fuego, ruido excesivo, humedad o temperaturas extremas, herramientas peligrosas, maquinaria pesada, oscuridad excesiva, productos químicos, explosivos y descargas eléctricas.

Las consecuencias más comunes de esas actividades son: el bajo rendimiento escolar, falta de asistencia regular a la escuela, violencia, maltrato, inicio temprano de la vida sexual, la explotación sexual comercial infantil, el consumo de drogas y la trasgresión de las leyes.

Hoy, 12 de junio, Día Mundial Contra el Trabajo Infantil, nace con la finalidad, de mostrarle al mundo, los problemas que esto genera.

Los niños que abandonan sus estudios.

Por lo general quedan rezagados en lo laboral y se conforman con una vida deficiente.

PRIMER DERECHO:A LA VIDA, SUPERVIVENCIA Y DESARROLLO

Las niñas, niños y adolescentes tienen derecho a que se proteja su vida, supervivencia, dignidad y a que se garantice su desarrollo integral. No pueden ser privados de la vida bajo ninguna circunstancia.

Pobreza = trabajo infantil

Sin duda, la crisis económica ha marcado la pauta para la explotación infantil, y la combinación de ambos factores produce individuos con problemas físicos y mentales. Son incapaces de tener buen desarrollo para incrementar su calidad de vida, lo que agudiza la pobreza y se vuelve un círculo vicioso.

Powered by WPeMatico

AdSense Toys