Los locos calcetines de John, que tiene síndrome de Down, un negocio millonario y muy solidario que rompe estereotipos

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau y el expresidente de Estados Unidos, George H.W. Bush son algunas de las personalidades que ya visten algún par de calcetines de ‘John’s Crazy Shocks’ (los calcetines locos de John).

Y es que la firma de calcetines ya ha facturado 1,7 millones de dólares (1.463.000 euros) en un año, además de recaudar 30.000 dólares (unos 26.000 euros) para obras de beneficencia.

Detrás de esta empresa está John Lee Cronin, un joven de 21 años de Nueva York, con síndrome de Down, y su padre, Mark. Y su iniciativa nos ha hechizado. No queríamos perder la ocasión de compartir con vosotros **una historia que demuestra que quien quiere, puede, y que los niños con necesidades especiales pueden llegar a realizar grandes cosas.

Hasta dónde pueden llegar de adultos los pequeños con alguna discapacidad, como el síndrome de Down, es algo que solo el tiempo nos dirá.

Así lo explican también los artífices de esta iniciativa online al contar la historia de su empresa:

“Tenemos una misión social y una misión comercial, y son inseparables. Queremos mostrar lo que es posible cuando se le da una oportunidad a alguien. Todos los días, demostramos lo que pueden hacer las personas con discapacidad intelectual. Y creemos en retribuir: donamos el cinco por ciento de nuestras ganancias a las Olimpiadas Especiales, ya que han desempeñado un papel vital en el desarrollo de John. Por eso también creamos calcetines ‘de conciencia’ con temas específicos como sobre el autismo y el síndrome de Down”.

Un objetivo: contagiar felicidad

John y Mark

Como los mismos John y Mark siguen explicando en en su web, su historia comenzó en el otoño de 2016. John había entrado en su último año instituto en Huntington High School y Wilson Tech, donde estudiaba ventas al por menor y servicio al cliente. Al mismo tiempo, su padre, Mark, estaba empezando a lanzar algún negocio online.

Entonces, John le dijo a su padre: “Quiero hacer negocios contigo”. Ya habían colaborado juntos antes y decidieron de común acuerdo que la mejor solución era crear una oportunidad de trabajo nueva.

Pero, ¿qué idea de negocio? La primera sugerencia de John fue: “Una tienda divertida”. Y después vino su momento Eureka: “Vendamos calcetines locos”. Incluso tenía el nombre del negocio y algunos dibujos. A la pregunta de por qué los calcetines, John responde en su web:

“He usado calcetines locos toda mi vida. Son divertidos, coloridos y creativos. Me dejan ser yo.”

Más información | John’s Crazy Socks

Vía | New York Post

Fotos | John’s crazy socks

En Bebés y Más | Chloe, la niña que pide llevar “calcetines desparejados” para celebrar el Día Mundial del Síndrome de Down, Día Mundial del Síndrome de Down: 50 madres, 50 niños y un cromosoma extra, Ante un diagnóstico de síndrome de Down, casi todas las parejas deciden poner fin al embarazo, según datos de Down España

Powered by WPeMatico

AdSense Baby